17 de febrero de 2011

Morrocoy


Este post no podía pasar por debajo de la mesa, comenzando porque fue como cerrar con broche de oro mi diciembre. En este viaje compartí con gente diferente, gente que vive la vida de diferente manera a lo que siempre ven en el blog y tengo que decir que me pareció genial haber hecho este viaje con mis amigos de el colegio, entre tragos y canciones recordamos mil anécdotas de cuando estábamos pequeños.
Todo se dio demasiado improvisado y terminamos en Morrocoy. Comimos, bebimos, reímos y lloramos (de la risa) de verdad espero poder irme nuevamente este año con mas personas, los quiero.

Marciano.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada